Browsing Category

Parto

Embarazo Ideas Madres Moda Moda infantil Organización Parto Regalos

Preparación de la maleta del bebé

9 septiembre 2015

Una de las cosas más entretenidas durante el embarazo es preparar la maleta que nos acompañará al hospital el día del nacimiento de nuestr@ bebé, pues no solo nos permite soñar con ese momento y de cómo imaginamos a nuestro bebé, sino que además, nos permite ahorrar tiempo y evitar un estrés de última hora.

La verdad es que esto puede tomar tiempo, pues personalmente, cambié un par de veces la ropa para Luz (para sus primeros días).

No sé si en todas partes es igual, pero aquí en el hospital me dieron una lista de las cosas que debía llevar y la verdad es que fue bastante práctico. Pues por ejemplo, decía que no había que llevar pañales, pues ellos me los regalaron. Así, no tienes que llevar cosas extras e innecesarias.

Según mi experiencia y punto de vista personal, aquí les dejo una lista de las cosas esenciales que debes llevar, tanto para la maleta de tu bebé como para la tuya. Pues no olvidemos que nosotras también pasaremos unos días ahí. En mi caso, fue una preparación que también tomó algo de tiempo, pues para comenzar, tenía que comprar sostenes de lactancia y además pijamas apropiados (aptos para la lactancia, pero además cómodos y confortables para nuestro estado de post parto). También no olvides que tienes que pensar en llevar ropa para cuando salgas de la maternidad, tener opciones por si no sabes qué prenda te quedará más cómoda, etc.

blog mama de luz preparación maleta del bebé

El resultado de una mami fanática de la moda!

Y con una niñita, no podía ser diferente 🙂 <3

Y no debemos olvidar de prepararla con tiempo, pues nunca se sabe con cuanto tiempo de anticipación deberás irte al hospital. Así evitarás que tu marido o la persona que te acompañará ese día, tenga que regresar a casa a buscar las cosas que faltan o peor aún, que tenga que salir a comprarlas.

Otra cosa que hice para la maleta de Luz, fue preparar conjuntos completos de ropa (bodies, pijama, calcetines, gorrito, mitones), en bolsas plásticas separadas, pues como no sabemos en que “estado” quedaremos después del parto, pensé que podía ser más fácil para Nils y para las enfermeras a la hora de buscar su primera ropa! Y por su puesto, en la casa también dejé ropa a la mano, por si hacía falta algo más.

Maleta del bebé

  • pijamas (3)
  • bodies (5)
  • calcetines (5)
  • gorrito de algodón (3)
  • mitones o guantes de algodón (3)
  • toallitas húmedas
  • ropa para la salida del hospital (conjunto completo y más abrigado)
  • un saco de dormir para la salida del hospital

Lo que no llevé porque el hospital me lo ofreció:

  • pañales
  • crema para cambio de pañales
  • algodón
  • alcohol (para el ombligo del bebé)
  • discos absorbentes (para la lactancia)
  • algodón

Maleta de la mamá

  • pijama (2)
  • zapatillas o zapatos de levantarse (1)
  • sostenes de lactancia (3)
  • cepillo de dientes
  • cepillo para el pelo
  • vitaminas prenatales
  • calzones desechables (10)
  • calzones en algodón (5)
  • cojín o almohada de lactancia
  • cargadores (teléfono, computador o tablet, etc)

En mi caso, a parte de la preparación de nuestras respectivas maletas, también tenía una botella de Champagne y un regalo para Nils para entregarle después del nacimiento de Luz, pues por lo general son las madres y los bebés que se llevan toda la atención, pero, no debemos olvidar el papel importantísimo del padre. Nils estuvo conmigo durante el parto y también sintió la misma emoción que yo y sufrió conmigo cada contracción, a si que nada mejor que un buen Champagne para relajarse un poco y celebrar!!! Pero, lo que no pensé fue en tener algo para mi (para tomar), pues al final todo el mundo llegó con botellas de champagne y nada de agua o jugos :(.

Por otro lado, no debes olvidar llevar todos los documentos administrativos necesarios. Como por ejemplo, tu carnet de identidad, tarjeta de atención médica, libreta de familia, acta de reconocimiento (es un documento que existe aquí para las parejas que no están casadas, que certifica el reconocimiento de tu bebé por la parte del padre. Este documento hay que hacerlo con bastante anticipación), si tienes algún seguro de salud, no olvides tener el pago al día y si necesitas completar algún documento por tu médico debes prepararlo con tiempo.

También, nosotros preparamos con tiempo una lista de amigos a los cuales les avisaríamos por mensaje de texto del nacimiento de Luz, así, no olvidamos a nadie :).

La tarjeta de anuncio del nacimiento, también la preparamos con tiempo, como así también la lista de las personas con sus respectivas direcciones, así, cuando Luz nació, solo nos faltaba definir algunos detalles y no teníamos que comenzar a preocuparnos de todo. En el siguiente post les hablo más en detalle sobre esta tarjeta (ver aquí).

En fin, la llegada de un bebé significa mucha preparación, pero es una etapa maravillosa que nos permite soñar y vivir intensamente este momento desde el embarazo. Lo mejor es poder compartir estos momentos con tu pareja y la familia. Que cada miembro forme parte de esta dulce espera! La llegada de mi madre 2 semanas antes del nacimiento de Luz fue algo maravilloso, pues fue con ella con quien preparé los últimos detalles y por supuesto ella sabía todo lo que había en la maleta de Luz, por lo que fue muy fácil para mi pues ella se ocupó de todo en el hospital :).

Entonces, según mi experiencia, lo único que puedo decir, independiente de las cosas que prepares para tu bebé o para ti, es que lo hagas con tiempo, a veces pueden haber “imprevistos”, pero si puedes organizarte antes, mucho mejor. Además, así tienes la posibilidad de cambiar si al pasar del tiempo encuentras ropa más bonita o si quieres esperar ver el crecimiento de tu bebé. Si es un bebé que a los 7 meses de embarazo es bastante grande, entonces tienes que olvidar comprar ropa de 50cm y mejor te vas por algo más grandecito. Aunque personalmente, no tuve problemas durante el embarazo, al final igual decidí tener un cambio completo de ropa de talla prematuro, porque como estuve hospitalizada un mes antes, Luz podía nacer en cualquier momento.

Seguramente, hay más de algún detalle olvidado… Han pasado casi dos años desde el nacimiento de Luz y la memoria es frágil… si recuerdo otros detalles los compartiré con ustedes 🙂

Y tú, cómo te preparaste? Tuviste tiempo de preparar todo antes? Qué cosas para ti son infaltables para esta ocasión? Cuéntanos!

Embarazo Madres Parto Salud

Parto podalico o pélvico

5 agosto 2015

Ahí se ve su cabecita!!!

Esta suele ser la primera frase que la mayoría de las madres escuchan durante un parto natural.

Sin embargo, hay algunas excepciones. Como por ejemplo, que tu bebé nunca se haya puesto en esa posición y haya decidido quedarse sentad@.

Pues, ese fue mi caso. Luz nunca se puso en la posición “correcta” y nació sentada 🙂

blog mama de luz parto podalico

Y es posible? Claro que es posible! Pero para intentar llevar a cabo un parto podalico o pélvico, hay varias condiciones que deben cumplirse. Como por ejemplo: tamaño de la pelvis de la madre (para eso, en mi caso me hicieron una ecografía días previos al parto), por otro lado, el día del parto, se hace una ecografía para estimar el peso y tamaño del bebé y poder determinar si es posible su paso por la pelvis de la madre. Además, es necesario considerar la posición tanto de las piernas, los brazos como también del cordón umbilical.

Cuando todos estos parámetros están ok y el universo esta contigo, pues ha llegado el momento de comenzar el trabajo de parto!

Personalmente, creo que tu ginecólogo también tiene mucho que ver en el éxito del trabajo de parto, pues en mi caso, la ginecóloga sin conocer mi historial médico (puesto que llegue un día domingo y mi doctor no estaba de turno), me propuso y me motivó a intentar un parto natural, pues me dijo que estaban todas las condiciones y que de llevarse a cabo con éxito, sería un parto maravilloso pues es el bebé que hace todo el “esfuerzo” por salir, que no hay ninguna intervención medica y que en el “peor” de los casos, harían una cesárea. La única manipulación, es al final del parto para la salida de la cabeza del bebé, ya que por razones obvias, es necesario ayudarle pues es la parte más grande y a esa altura todo el resto del cuerpo esta afuera.

Nota: en algunos casos, hay algunos ginecólogos que realizan o recomiendan maniobras para que el bebé pueda darse “vuelta” a la posición correcta. Creo que para llevar a cabo estas maniobras también deben cumplirse ciertos parámetros (en un próximo post les hablaré de una de las maniobras más conocidas).

La verdad, es que yo no tenía ninguna preferencia para el parto. Como que siempre estuve dispuesta “a lo que fuera”, mi prioridad era solo el bienestar de Luz y mío. Y creo que eso me ayudó muchísimo a estar muy tranquila y relajada y a aceptar con mucha alegría la posibilidad del parto natural. Claro que, al menos aquí en Bélgica, la anestesia epidural es obligatoria en estos casos.

Y en cuanto a eso, tampoco tenía ninguna preferencia. Lo único que tenía claro, era que no pretendía convertirme en heroina intentando un parto natural sin epidural.

Hace algunos años hicieron un estudio en Francia y Bélgica, que indicó que sólo el 22,3% de los casos en los cuales el bebé se encuentra en posición podalica o pelvica, intentan un parto normal (para todo el resto se programa o se hace directamente cesárea). Y de éstos, solo el 17% termina con en parto natural y no en cesárea, lo que lo hace un parto bastante particular y escaso.

blog mama de luz parto podalico

Aquí estoy en pleno trabajo de parto, con contracciones, pero que gracias a la bendita anestesia epidural, pude soportar sin problemas. Aunque debo reconocer que estuve un poco más de 1 hora sin anestesia y puedo decir con plena certeza que las contracciones SI duelen!

Otra cosa importante que quería comentarles es que aunque a una le pongan anestesia, el trabajo de parto y el parto propiamente tal lo sientes igual, solo que sin dolor. A si que a las mamás que no quieren la anestesia porque quieren “sentir” como el bebé sale, les puedo confirmar que de todas maneras sientes todo 🙂 <3

blog mama de luz parto podalico blog mama de luz parto podalico

Y aquí con mi pequeña LUZ! A minutitos de haber nacido, como siempre tan despierta y tan dulce! <3

Y como fue tu parto? Era lo que tenías en mente o lo que esperabas? Como paso todo? Cuéntanos!

Cada parto es único… y es tan difícil explicar en pocas palabras todo lo que vivimos ese día, por eso, te agradezco desde ya, si decides compartir algo de tu experiencia con nosotros. Es importante para que otras mamitas no tengan miedo y vean que en estos casos no hay nada que podamos planificar al 100%, pues son nuestros bebés los que deciden como y cuando quieren venir al mundo!!!

Información mas detallada sobre el parto podalico? Puedes ver aquí: http://www.maternidadrafaelcalvo.gov.co/protocolos/PARTO_EN_PODALICA.pdf

Madres Parto

Las primeras horas como mamá

20 noviembre 2014

Hace algunos días escribí sobre los primeros días como mamá, pero, esta vez, quiero hablar solo de las primeras horas. Esos primeros maravillosos e inolvidables minutos.

Después de pasar una hora con Luz en mis brazos, inmediatamente después del parto y una vez que ella estaba limpia y vestida, fue cuando llegó la hora de ocuparme de ella.

Desde ese momento y para toda la vida, nuestro hijo o hija será nuestra mayor preocupación (y ocupación).

Con Luz en brazos y en compañía de mi mamá y Nils, nos trasladamos hasta nuestra habitación. En nuestro caso, elegimos una habitación compartida, con lo única aprehensión de que ojalá no nos tocara un bebé que llorara mucho (pero el destino quería otra cosa…)

Camino a la habitación, nos encontramos con la familia: Bea, Polo, Doris, Thomas, Natan, Maxime, Lucien y luego con Julie. No había más que felicidad en ese lugar!

Sigue leyendo

Madres Parto

Nuestro primer encuentro piel a piel…

26 octubre 2014

Aquí en Bélgica tienes 1 hora con tu hij@, inmediatamente después del parto. A ese momento se le llama “piel a piel”. No se como será en otros países, pero cuando supe que era así, soñaba mucho con ese momento.

En el caso de las mujeres que deben hacerle una cesárea, es el esposo quien recibe al bebé y tiene el piel a piel.

En mi post sobre el nacimiento de Luz hablo un poco de ese momento, tan mágico y sublime. Pero quería ademas dejarlo en un post aparte, porque creo que es importantísimo que todas las mamas que tienen un parto normal puedan vivir este momento tan crucial para el desarrollo del bebé.

Hay miles de sitios que hablan de lo importante que es el respeto al nacimiento de un hij@. Ya que también se ha hablado mucho, que hay hospitales que casi no le dan tiempo a la madre para dilatar y hacen de inmediato una cesárea. Un procedimiento mucho más caro para el paciente, pero mucho más rápido para el equipo médico.

Creo que somos nosotras como madres y futuras madres, y por que no, también del padre, exigir este derecho. Primero, de esperar a que haya dilatación. Todas las mujeres somos capaces de dilatar. Unas en más o menos tiempo, pero por lo general todas deberíamos ser capaces. Y si alguna no puede por X razón, tiene que exigir que por lo menos se intente.

Otra cosa fundamental, es la tranquilidad que debemos tener el día del parto. Preparar todo con anticipación o al menos el máximo posible, para que ese día, sea un momento de concentración y entrega. De felicidad y amor. Y que por sobre todo, que se pueda disfrutar y no sea un calvario.

Admiro las mujeres valientes, pero, soy partidaria de la anestesia epidural. Creo que un momento tan mágico hay que disfrutarlo al máximo y la verdad, incluso con anestesia sientes las contracciones y sientes cuando tu bebé nace. Es solo que no sientes el dolor. Creo que el hecho de pedir una epidural no te hace menos o mala madre. El parto se desarrolla de la misma manera, pero tu como mamá no sufres.

Para volver al tema de mi primer contacto con Luz, no puedo más que decirles que fue el momento más feliz de mi vida. Que recuerdo su pequeño cuerpo junto al mío, su olor, su calor, su corazón latía junto al mío y sus manitos querían tocar todo lo que estaba al frente de ella.

Recuerdo como con ganas y fuerza comenzó a tomar pecho. Aún no habría sus ojitos y ya estaba comiendo!.

Le tome su manito y me apreto.

1401168_10202597558720132_60619134_o

Era tan pequeñita, tan frágil, tan dulce… y la tenía solo para mí!

Hace pocos días, justo leí un articulo sobre lo mismo, es de un diario Argentino, donde también se esta comenzando a practicar esta “hora sagrada”. Aquí les dejo el link: http://www.lanacion.com.ar/m1/1731729-despues-del-parto-hay-una-hora-sagrada-para-la-madre-y-el-bebe

Abrazos!

Embarazo Parto

El nacimiento de Luz

25 octubre 2014

Todavía miro cada cierto tiempo, una nota que hice en mi iPod ese día.

Domingo 17 de noviembre de 2013: eran como las 6am cuando un fuerte dolor abdominal me despertó. Me volví a quedar dormida y una media hora más tarde de nuevo. Trate de volver a dormir, pero desde las 7am los dolores fueron un poco más intensos y seguidos.

A las 7h36 comencé a registrar estos “dolores” pues eran demasiados seguidos y podrían tratarse de contracciones.

photo

A las 8h33 de la mañana decidí despertar a Nils y le digo que tengo dolores “extraños”, que al parecer son contracciones. En 2 segundos se levantó y me dice que vayamos al hospital. Yo como siempre muy digna, jaja, le digo que no se apure, que nos organicemos, que quiero tomar mi ducha y preparar las últimas cosas de la maleta.

Ese día, Nils tenia planificado ir a jugar bádminton con Natan, Maxime, Lucien y Thomas. Los llamamos para que pasen a buscar a Natan y nosotros poder irnos al hospital.

También ese mismo día era el Baby Shower de nuestra Luz. Mis queridas amigas Beltinas (tenemos ese nombre porque somos parejas compuestas por Belgas y Latinas) lo habían organizado, pero nuestra pequeña ya no quería esperar más. A si que camino al hospital, le avisamos a mis amigas quienes se mantuvieron en contacto con nosotros para seguir la evolución de los hechos 🙂

Desperté a mi mamá. Le dije: “mami, prepárate que vamos al hospital por que parece que tengo contracciones”. Ella, me pregunta si llevamos los regalos que teníamos preparados para el baby shower. Le dije que el tiempo que demoremos en llegar al hospital, que me hagan un monitoreo, exámenes, etc, al parecer nos daría tiempo para ir. O sea, que ninguna de las dos pensó en ese momento que el día había llegado.

Y así fue. A las 10h00 (más o menos) llegamos al hospital, con la grata sorpresa de que la ginecóloga de turno era una muy buena clienta de la tienda para la cual yo trabajaba, y nos llevábamos muy bien. De inmediato, ecografía, monitoreo y me dice: estás en trabajo de parto. A si que acomodense que se quedaran aquí un buen rato. Eso lo dijo porque mi marido a esas alturas todavía no se sacaba la chaqueta. Recuerden que aquí en esa fecha ya estamos entrando en el invierno (aunque en la práctica, casi no tenemos verano).

Ya acostada en una confortable camilla, me dejaron instalado el monitoring, donde podía escuchar los latidos de mi amada Luz.

Ella, desde el principio quiso ser diferente. Pues nunca se puso en posición “normal” (cabeza abajo), sino que estaba sentada. Claudia, la ginecóloga, luego de varios cálculos y exámenes, me ha dicho que estaban todas las condiciones para intentar un parto normal. Y hablo de todas las condiciones, pues hay varios parámetros a considerar: tamaño de la pelvis, peso y talla del bebé, posición de sus pies, brazos y cordón umbilical.

En el peor de los casos, tendríamos que hacer una cesárea de emergencia, pero había que intentar que fuera de manera natural.

En poco tiempo llegó la anestesista, para ponerme la famosa epidural. No sentí nada de nada. Le pregunte cuando me ponían la anestesia y me dice: ya la pusimos! Fue increíble, pues uno de los mayores miedos que tenía era el dolor de la inyección. De hecho cuando Nils salió de la habitación, me miró con cara de pena y me dice: coraje!

Hasta ahora todo era perfecto. Ya no sentía dolor con las contracciones y estaba con Nils y mi madre al lado.

La enfermera me dijo que cuando empezara a sentir nuevamente algún dolor que les avisara, para poner más anestesia. Pero, de un momento a otro comencé a sentir un dolor tremendo con las contracciones.

Llamamos a la anestesista, pero como era día domingo estaba sola y justo había una operación de urgencia. La esperé una hora. La hora más larga de mi vida pues sentí cada contracción. Y la verdad, duelen. Yo me considero bastante valiente y soporto bastante el dolor, pero, con cada contracción, las lagrimas salían solas. Cuando ella llega, Claudia me controla nuevamente y me dice que en esa hora ya dilate a 11cm, entonces llamó a todo el equipo médico para iniciar el parto.

Hasta ese momento, yo no había roto la bolsa, solo durante el trabajo de parto sentí como salió todo. Fue impresionante. El milagro de la vida. El milagro de la naturaleza humana.

Poco a poco comenzaron a llegar pediatras, cirujanos, ginecóloga, matronas, enfermeras. No se cuanta gente había, pero como Luz venía sentada, había que estar alerta por si habría que pasar a una cesárea.

Lo bueno con tanto alboroto, fue que nadie se preocupó de que mi mamá estaba al lado mío. Entonces, estuve acompañada por ella y por Nils. Nada podría haber sido más perfecto. Ni en mis sueños lo había imaginado.

Y bueno, al fin nuestra pequeña comienza a salir al mundo. Primero por su cola (potito), luego sus piernas… brazos y al final la cabeza. Nils me dice que fueron los segundos más largos de su vida, pues vio como en unos pocos y fuertes movimientos la ginecóloga tira del cuerpo de Luz para que su cabecita saliera.

Inmediatamente, la pusieron sobre mí y todo el equipo médico salió, salvo la ginecóloga que termino el procedimiento y coser lo que había que coser (porque si, te rajas o te rajan, pero de que hay que coser, eso es seguro). Luego de unos minutos nos quedamos solos con ella. De inmediato ella buscó mi pecho y comenzó a comer.

Que momento tan mágico! Que emoción sentir su piel, su olor, su corazón junto al mío.

IMG_2286

Nos dejaron más de una hora con ella, solos, tranquilos, contemplando cada partecita y mirando sus ojos grandes y expresivos. Una hora para sentirla y amarla <3.

Después, llegaron unas enfermeras para ocuparse de ella junto a Nils. Pesarla, medirla, limpiarla, darle sus vitaminas, vestirla. Y otra enfermera se preocupo de mí. De limpiarme y vestirme. Y después de eso, nos fuimos a la habitación para recibir a la familia.

IMG_2313IMG_2319

(Aquí pueden ver al feliz padre, ocupándose de ella y vistiéndola)

De todo lo que viví ese día, lo que más valoro es haber tenido la posibilidad de estar con mi madre y Nils durante el parto. Que ambos me tomaran de la mano cuando tenía las contracciones y después me alentaban cuando lo único que escuchaba era: empuje! empuje!

Y además, de haber podido disfrutar a Luz de inmediato, sin ninguna intervención. Es un momento tan puro, tan sublime.

Bienvenida Luz a nuestras vidas!!!